diagnosticado y tratado de toc desde hace 5 años con recaida fuerte

diagnosticado y tratado de toc desde hace 5 años con recaida fuerte

  • redfield castellanos
    Participante
    Desconectado
    Registrado el: 4 mayo 2021
    Temas: 3
    Respuestas: 13

     

    Muy buenas,

    Vengo en busca de ayuda o almenos cierto desahogo desde el anonimato en lo que se supone es una recaida tras 5 años de tratamiento ya que las dudas sobre mi orientación sexual que experimento desde los 19 años han mermado enormemente mi calidad de vida, con épocas mejores pero nunca como era hasta entonces (tengo 30).

    Actualmente paso por uno de mis peores momentos. Redacto esto para dejar toda la información que he ido recabando a través de la introspección constante en busca de respuestas a mi malestar. Ya es más de una década de sufrimiento, casi la mitad de mi vida. Hay muchos temas íntimos pero la desesperación me ha hecho ir perdiendo la vergüenza.

    De pequeño era un niño alegre y espontáneo. Aprendí a leer muy pronto y solía distraerme solo, leyendo comics, dibujando historietas y viendo la televisión. En el colegio jugaba con los otros niños y más ocasionalmente ocasionalmente con niñas…ya relativamente pronto había alguna niña a la que consideraba “mi novia» sintiendo por un lado intriga y ganas de estar con ella a solas pero por el otro de cara al resto pudor y vergüenza de esos sentimientos. Tengo un video muy gracioso en el que me cruzo de brazos y digo que nunca tendré novia.
    Recuerdo ver alguna chica en televisión, o la novia joven de algún pariente y sentir esa sensación de atracción corporal, yo en su momento no era consciente pero era algo muy parecido a atracción sexual. Jamás con otros niños/hombres me pasó. Aclarar que no sería homófobo hasta el punto de no aceptarme a mí mismo y que jamás he sentido que reprimía nada.

    Con unos 10 años, sin saber lo que hacía, ya fantaseé sexualmente frotándome en la cama pensando en mi vecina y compañera de clase. Con 11-12 ya me fijaba en los atributos de las chicas de mi edad y a los 13-14 empecé a masturbarme, a veces una simple forma femenina disparaba mi imaginación. Incluso me fijaba de “quién no debía» como era el caso de mi prima. Las atracciones y fantasías a partir de los 14 eran muy intensas y agradables. Jamás pensé en que tenía que ser de tal o cual manera, solo que de forma innata había chicas que me gustaban y otras de las que ni me daba cuenta, en la vida real (con alguna chicas de clase con la que fantaseaba y a la que buscaba gustar) o en la televisión. Jamás me reprimí en nada. El mínimo roce con una chica que me atrajera en mayor o menor grado me resultaba placentero y se podría decir que inconscientemente lo buscaba.

    En cambio eso con los chicos nunca, ni jugando ni nada, si alguno me rozaba más de la cuenta sin motivo me resultaba incómodo.
    Tenía algunas manías breves en el tiempo: A los 6 escaparme y revisar constantemente si tenía gotas de pis en el calzoncillo. A los 11-12 una vez le di mi bocadillo por error a una compañera y me tiré toda la tarde obsesionado. A los 13 sentí durante unos 10 o 20 minutos que mi atracción por las chicas se había evaporado, también rompí a llorar y confesé a mis padres que me había masturbado con gran sentimiento de culpabilidad aunque en realidad apenas me había tocado y me eché para atrás por sentirme sucio. Paralelamente las chicas como digo me excitaban mucho y soñaba con ellas.También a los 13 tenía que comprobar varias veces si el agua o la puerta al salir de casa estaban cerradas, y si alguien tocaba mis cosas me sentía como más alejado de casa.

    Durante mi adolescencia no fui correspondido por las otras chicas, incluidas un par de las que me enamoré irracionalmente. Era excéntrico, buen estudiante y un poco tímido. Me hacían bulling. También sentía mucha presión por rendir bien académicamente e intentaba autoconvencerme y casi creerme que era especial, muy atractivo e inteligente, aunque la realidad empezara a demostrarme que era uno más. Y sentía que mi cara no se adaptaba a los canones estéticos y variables, sabiendo ahora ya que es dismorfobia.

    Yo evitaba ese conflicto interno. Los comentarios y burlas acerca de mi cara y físico, frecuentes, me atormentaban hasta casi hoy y no quería aceptarlos.
    Muchas veces ya de más mayor 17-18 años la gente hacía referencia a que no me parecía en nada a mi padre, que de joven era muy guapo. Yo intentaba imitar su aspecto. En casa y alguna persona mayor me decían que me parecía. Pero luego recibía burlas y comentarios que lo negaban, de compañeros e incluso de una profesora que nos tuvo a ambos.
    Algo antes, a los 16, iba muy sobrado académicamente y dejé de buscar la perfección para ir tirando con lo mínimo sin atender ni hacer nada más centrado en mis hobbys como eran los videojuegos o el cine, aún así con resultados bastante decentes. Repentinamente bajaron mucho mis notas y las tuve que recuperar debido a que me obsesioné en brotes de una a dos semanas con pensamientos mágicos:

    – Si no vigilaba las bromas que le hacían a un amigo éste se suicidaría
    – Si no vigilaba que otro amigo no jugara a videojuegos éste acabaría muy mal por adicción
    – Abrazar en mi infancia a una amiga con diiscapacidad intelectual y sentir “morbo» lo interpreté como abuso sexual planteándome confesar a las autoridades
    – Un sueño en el que estaba en una piscina con mi hermano desnudo me causó gran malestar pero lo olvidé a los pocos días, carecía de sentido pero le di vueltas.

    Éstas obsesiones se encadenaron una tras otra con fechas de caducidad de una a dos semanas durante un trimestre. La sensación de miedo me remitió a aquellas miniobsesiones de la infancia. Luego despareció durante un par de años.

    Hasta los 19 siempre me gustaron las mujeres, a veces me sorprendía a mi mismo y me sobrepasaba el atractivo de algunas indpendientemente de cualquier idea preconcebida que pudiera tener. Aunque ahora dudo de cualquier sensación pasada me acuerdo de mirar a ciertas compañeras, de la primera vez que vi a megan fox en transformers, de la cantante Alizee, Emma Stone, la chica de Scott Pilgrim…Incluso mujeres que no tenían una belleza digamos normativa, nunca me dejé influenciar en lo que me gustaba o no y estaba muy conectado con mi placer.

    Había chicas que no podía dejar de mirar literalmente.
    Solo recuerdo una vez sentir a los 16 un día nerviosismo frente a un hombre muy atractivo, su hermana en cambio me atraía sin más y me gustaba.

    A raiz de una escena homosexual muy agresiva en una película que me excita un poco llega la obsesión que me lleva años por el camino de la amargura, a los 19, me obsesiono con la posibilidad de ser gay y compruebo a todas horas. Eventualmente me cuesta distinguir ansiedad de placer. Me siguen gustando las chicas pero mi capacidad para excitarme se atenua y no tengo casi erecciones espontáneas. También cojo el mal hábito de ser muy agresivo en mis masturbaciones para excitarme.Compruebo inconscientemente todos los hombres a mi alrededor, incluso familia, y me da la sensación de verles facciones atractivas.

    Además tengo la sensación de que mis erecciones son menores y solo me excito por contacto.
    Con 20 años salgo con una chica entre dos y tres semanas, ella me atrae antes y durante ésta etapa. También me enamoro de ella, me gusta el apego con ella y lo busco activamente. A veces al estar con ella tengo alguna imagen intrusiva pero la descarto rápidamente, los pensamientos y la ansiedad al ver un hombre atractivo, unido a la fijación compulsiva ante algún rasgo que percibía como atractivo se atenuan. Con ella estoy agusto y me atrae pero siento que mi atracción por ella de algún modo es menor al líbido que tenía antes de obsesionarme. Hacemos cosas pero no llegamos a tener relaciones con penetración.
    Ella me deja repentinamente aunque meses más tarde quiere volver pero yo me sentía muy herido y no quise, a la semana ya tenía otro.

    Me gustan otras chicas, mis fantasías y excitación son con mujeres pero la falta de oportunidades y mi baja autoestima me lo complican. Me pongo rojo y nervioso con hombres atractivos y cuando se mencionan temas de homosexualidad y atractivo masculino.

    En algunos sitios donde estudio y trabajo hay compañeras y compañeros que se dan cuenta y lo utlizan como cuchicheo y burla recurrente. Irónicamente algunas de esas chicas me gustaban hasta ese momento. La idea de la homosexualidad me aterra. Tengo problemas para concentrarme, sensaciones somáticas en boca y ano al despertarme, a veces siento que la gente piensa o cuchichea que soy gay. Mucha gente de hecho me lo pregunta, amigos y familia. Las chicas me rechazan y mi autoestima es muy bajo en base a mi cara y reciente alopecia. Sobretodo la cara.

    Así hasta los 25, contacto con una chica de 31 por una app de ligue, me resulta medianamente Atractiva pero tengo mucha ansiedad y no logro disfrutar el encuentro, con muchas dificultades para tener una erección y no consigo la penetración. Ella se muestra comprensiva si bien dejamos de vernos. No consegui disfrutar el encuentro.

    Me sincero con la familia y tengo la visita con el médico y luego el psiquiatra all que le explico todo muy por encima y que en ese momento creo que está vinculado a mi bajo autoestima. Él me dice que es toc, que renuncie a los pensamientos y que la medicación me ayudará y que para cualquier cosa le contacte.Con retrospectiva estoy seguro que así era. También me explica que la sexualidad se define en los primeros años de vida, cosa que me calma sobremanera

    Las pastillas me ayudan y aunque la ansiedad frente a los hombres sigue la manejo relativamente bien aunque en éstos 5 años no llegó a desaparecer nunca.Me siento relajado y me autodefino mayoritariamente heterosexual. Salgo con un par de chicas que me gustan y aunque no llegamos a tener sexo propiamente dicho si hacemos cosas que me gustan, aunque de nuevo es como si no lo disfrutara al 100% sobretodo con la primera, aunque me lo paso tan bien que me da igual, disfruto muchísimo. Me dejan ellas pero no merma mi autoestima, más realista que no bajo, me niego a ser lo que la sociedad espera de un “hombre interesante» solo para gustar.Me vuelvo a concentrar y estoy bien.

    Sigo teniendo la sensación de líbido más bajo y de que a veces me estimula más el propio sexo que no la persona pero me da igual. Por ejemplo la pornografía lésbica o muy ensayada casi no me estimula, en cambio relaciones más realistas y plausibles sí. Creo que durante ésta época de paz llegaron a gustarme chicas también genuinamente aunque ahora dudo a ratos, pero diría que si, porque recuerdo que me gustaran mujeres conocidas a partir de éstos años. De antes de ésta obsesión no dudo nada aunque lo siento como si fuese ya de otro. Además las comprobaciones en su momento si que creo que eran un toc de libro si bien de las de ahora no estoy seguro. Sobre el tema de mi aspecto también creo que me monto peliculas muy catastrofistas puntualmente, al menos es lo que me dicen en casa y lo que noto a veces lo que lo vivo muy real y me amparo en situaciones que me lo corroboran.

    A veces me incomoda poder llegar a tener sueños gay en voz alta y que los oigan en casa pensando en antiguos compañeros de instituto con los que tenía relación de respeto o camaradería pero no deja de ser irrqcional y lo tolero.
    Actualmente estoy mal otra vez pensando las 24 h. Al masturbarme he llegado a sentir a ratos excitación con mujeres y en menor medida creo que con hombres viendo pornografía, aunque creo que se trata de simple relajación por conseguir dejarme llevar en ambos casos. Aunque no ha sido un camino de rosas he podido llegar a aceptar que puedo haber ampliado mi espectro y ser bisexual si bien amor en el sentido romántico solo lo sientía por mujeres, aunque hace tiempo ya que no. El problema es que desde hace ya semanas las mujeres me van atrayendo cada vez menos, mujeres que me encantaban me resultan indiferentes y eso ya es más complicado de aceptar, literalmente no me dicen nada, y definitivamente no estoy del todo agusto con un hombre ni que sea por prejuicios así que estoy en tierra de nadie. Creo que imposible. Porque esa atracción ha sido real pero un cúmulo de malas experiencias, comprobaciones y desengaños me han llevado a un estado de apatía y depresión. Ya no soy espontáneo, ni creativo. Me he aceptado tal y como soy y la cosa sigue sin funcionar. Los hombres me causan nerviosismo y una atracción sexual (cada vez estoy más seguro) Mezclada con culpabilidad irracional y las mujeres nada o como mucho pena por recordar lo que me causaban antes.

    El psiquiatra de urgéncias me dijo que tenía que hacer ciertos ejercicios y que con mi historial es probable que no sea homosexual si bien he leído acerca de la sexualidad fluida y el concepto me incomoda.

    También tengo sensaciones somáticas nuevas: Empecé con dolor abdomimal llegando a hacer sangre en las heces (ahora me van a hacer pruebas) porque empecé con mucha ansiedad recordando las burlas de mi trabajo y los cuchicheos pero se me fue y ahora llega ésta obsesión, ahora siento como que me estoy volviendo más femenino y me están creciendo pechos. También siento que soy impotente.
    Mujeres que antes con su roce ya sentía un cosquilleo me resultan indiferentes y hoy sería incapaz de excitarme con ellas. Y a los hombres les veo cada vez rasgos más viriles y atractivos, acompañados de miedo y culpabilidad, en su momento me pasaba con mi padre y ahora me pasa con mi hermano le veo atractivo de forma inconsciente, de quien últimamente me mostraba celoso porque últimamente se cargaba con todas las responsabilidades del hogar y llegué a sentirme inútil. Es irracional y me da miedo a perder mi propia identidad. Como digo, lo que me causan los hombres pues lo tolero aunque me cueste, incluso con aceptación intentaría explorarlo, pero quiero recuperar esa atracción tan genuina por las mujeres que era muy placentera y se ha ido diezmando éstos años hasta quedarse a 0, he tenido chicas al lado que en su momento me volvían loco y ahora solo me generan indiferencia y un poco de ansiedad porque siento que ya no me gustan. Ese es mi problema actual y verdadero independientemente del toc en sí. Es decir, a lo que me ha llevado el toc a nivel de escala de kinsey. Tampoco tengo erecciones salvo las matutinas o las que yo me provoco. No es una cuestión ya de aceptar cambiar de preferencias sino de renunciar a ellas por una obsesión. He buscado sobre casos similares al mío cuando no casi iguales y parece que la pérdida de libido es una cosa habitual y hay quién dice que vuelve pero otros dicen llevar años…y eso es una burrada y una pena.

    No quiero cargar con esa cruz tanto tiempo, no me la merezco. Cualquier libro, película…acaba por recordárme lo incompleto ya no de sexo sino de sentimientos. A mí me excitaban las mujeres pero también quería enamorarme de una.
    También siento cierto rencor e incomprensión hacia el resto de la gente tanto hombres como mujeres y me duele el rechazo sufrido. Encuentro cierto alivio y dignidad en ello. De hecho hasta este segundo brote no quería saber nada de casi nadie ni confiaba en el resto. Me sentía utilizado y como última opción tanto por las amistades que he ido perdiendo progresivamente como por las chicas con las que he podido estar y han hecho bomba de humo considerándome un error o una bala en la recámara mientras que yo soy bastante ingenuo y aunque no soy una hermanita de la caridad apenas tengo malicia y siempre doy el brazo a torcer, de adolescente por satisfacción personal pero con los años por empatía pura y dura.

    Cuando estoy francamente mal rompo a llorar o me planteo la idea del suicidio de forma realista (sin tener ninguna esperanza de arreglar las cosas) , en la primera vez de la obsesión lo pensaba durante semanas y elaboraba el proceso mentalmente, varias veces a punto de ponerme manos a la obra porque siento que me canso de luchar y eso es una cosa que no me gusta porque la losa del suicidio de un pariente muy cercano pesa sobre la familia y es algo muy serio. Pero precisamente por eso intento hacer ver las cosas.
    También tengo sentimientos de rabia y ansiedad, me masturbo compulsivamente con todo tipo de pornografía y voy a intentar abstenerme indefinidamente de cara a recablear mi espectro sexual, sino a como era a algo que me haga sentir agusto y satisfecho.
    También voy a intentar aceptar las cosas como vayan viniendo sean o no toc ésta vez (la anterior seguro que lo era y lo corroboraron tres profesionales)…

    Aunque lo de que me hayan dejado de gustar al 100% las mujeres, con todo lo que han llegado a gustarme, solo por obsesionarme y testearme tanto…vaya putada, porque el tema de que me atraiga un hombre conociéndome me resulta excesivamente egodistónico para siquiera intentarlo. Es como si ahora después de comer fresas dejaran de gustarme y aparecieran las manzanas, que me pueden gustar pero me sentarían fatal.
    En fin, perdón por el TOChazo (guiño guiño) desahogo y gracias por leer. Cualquier consejo es bienvenido.

     

    0
Viendo 1 entrada (de un total de 1)

Debes estar registrado para responder a este debate.