Mi diario

Mi diario

  • JD
    Participante
    Desconectado
    Registrado el: 20 febrero 2020
    Temas: 2
    Respuestas: 11

    Pego aquí lo que he puesto en el post de presentación para que sea más fácil el seguimiento:

     

    -Empezó creo a los 4 años. Lleva 24 años:
    2. Comúnmente quiero fluir pero cuando ecuentro algo que me genera ansiedad no  quiero pensar en eso (porque puede ser algo sobrevalorado(o al menos lo es para la mayoría de personas)) cuando caigo en la tentacion de pensar en eso la mayoria de veces hago compulsiones.

    3.  Pensamientos o movimientos corporales(como cerrar los ojos para pensar en lo que estaba realizando) para retomar el hilo de lo que estaba haciendo, pensar que eso no importa tanto.
    Cuando tengo una obsesion Y no hago algo o respondo de alguna forma, siento que falta algo, que no estoy luchando, no estoy defendiendome , perdiendo la batalla o dandome por vencido. Y lo peor o lo que no quiero , es creer eso, crear una indefension y darle la razon al universo y sin pelear. Duros golpes que estaria recibiendo todo el dia y sin parar, sin saber realmente o completamente como defenderme o manejarlo.

    4. Si he ido a poco efectivas  «terapias» pero por otras razones relacionadas.
    6. He tomado pastillas psiquiatricas sin efecto o poco efectivas.

    -Continuamente parece que estoy en estado alerta sobre lo que estoy haciendo o lo que voy a hacer, quizás sintiendo cual es la mejor manera de hacer las cosas queriendo elegir la mejor opción cercano al perfeccionismo o la mejor version de mi mismo.
    Quizá eso pueda relacionarse con caminar sobre cáscaras de huevo.

    -¿Cuanto tiempo lleva superar la inseguridad por el toc? (Y el sentirme mal?)

    -Aveces hago una compulsion y no logro identificar que compulsion es.

    A veces siento que la gente me mira al pasar, o un carro paso pitando demasiado cerca(por ejemplo) y me sentí que lo hacían por mi…
    Constantemente siento que algo muy malo me está pasando y no me deja concentrarme en lo que estoy haciendo,  y a. veces creo que esto me afecta siempre.

    A veces me dan ganas de anotarlo todo para ser mas conscientes de las cosas incluso hacer un diario personal pero no solo del toc sino de toda la vida para superarse en todos los aspectos de la vida.. Concluí esto después que leí un estudio cientifico que decía que las personas que iniciaron un diario personal presenciaron un aumento en la autoestima….

    Creo que hago compulsiones cuando dejo de fluir…no sé,  es una idea.

    Me da miedo revisar los comentarios de facebook por lo que me pueden llegar a decir. Compulsion: dejarlo para despues cuando me sienta mejor (o todo pase)
    Siempre estoy verificando y pensando que todo esté correcto o bien.

    Me he dado cuenta que cuando no quiero sentir una emocion (negativa,  por ejemplo) muevo los dedos ansiosamente como para distraer la mala emocion hasta que me vuelva a sentir normal,  y esto suele durar unos segundos hasta que vuelva a pasar. No he contado la verdad cuantas veces me pasa en el día.

    -Cuando me subo a un bus dudo y me sugestiona un poco el elegir una silla.
    ¿La que cogí esta bien? Hubiera sido mejor sentarme en otra silla? Y si me cambio?

    Y así en muchas partes.donde debo elegir como en una cafetería.
    En todo momento siento la necesidad de hacer algo, me siento atrapado y muy vulnerable en una casa donde me vigilan .

    ¿Como puedo solucionar un problema si no sé que tengo ese problema? Casi siempre voy por la vida sintiendo y pensando que hay algo o muchas cosas malas en mi  pero no logro identificarlas facilmente.

    Creo que debo hacer lo que tengo que hacer porque esas cosas(el dejar de fluir,  las obsesiones e ideas que me dicen que algo va a salir mal) no son tan importantes como para prestarles atención.,  pero me cuesta mucho no hacer compulsiones para no sentirme mal

    -He comprobado que cuando hay muchos sonidos o ruido a mi alrededor no me puedo concentrar bien, hasta el punto que tengo que cerrar los ojos para enfocarme otra vez en lo que estaba haciendo

    -Constantemente estoy releyendo comentarios escritos en chats como Telegram, whatsapp, foros de internet, Facebook, etc… Como para ver si es bueno y no me expliqué mal. Casualmente después de que explico algo, ya van varias veces que me dicen que no me entienden bien lo que digo y que vuelva a escribir.

    Hace poco veia una transmisión por Twitch y la streamer se pone un momento a hacer algo en el celular… Y luego me pregunto… : ¿cómo haría yo en esa situación?
    Se me ocurre por ejemplo pedirle al público de Twitch que me de un segundo para contestar un mensaje en Whatsapp
    luego un espectador me dice : «no deberias hacer eso, debes tener más respeto con tus viewers»
    Y yo me quedo pensando en eso , analizando si hice mal, si hice bien, si el seguidor tenía razón analizando…

    Y no me gusta dejar temas inconclusos así que rumeo una y otra vez el mismo pensamiento que muchas veces surge de forma automática y espontánea sin yo quererlo

    -Si no hago las cosas unicamente cuando me sienta bien siento que estoy haciendo algo mal. A veces aplazo una simple tarea varios días o más, esperando a que me sienta bien.

    -Creo que toda la gente está en una realidad muy distinta a la mia. Como si el mundo se rigera por unas reglas y yo no las estuviera cumpliendo o estuviera haciendo algo malo o uso indebido de ellas, y esto me hace sentir mal e impotente.

    SIEMPRE que termino de hablar o decir algo me estoy preguntando, ¿lo dije bien? ¿Si lo hice bien? ¿Fui convincente? Soné demasiado seguro? ¿fui acertado? Etc
    Y hago todas esas preguntas inconcientemente, es decir, no me doy cuenta, a veces me digo ¿soy tonto? ¿Por qué me preocupo por todas esas cosas? Todo está bien, todo está bien…

    Y luego la primera compulsión parece funcionar y calmarme un poco, pero cuando me propongo no escatimar a esas emociones, las dejo pasar sin pensarlas y me empiezo a sentir ansioso, me sudan las manos y mientras más pasa el tiempo aumenta una vocecita que me dice que algo anda mal.

    Me gustaría recibir feedback, he puesto algunas obsesiones y compulsiones pero no sé por dónde empezar. ¿Cuáles son los pasos para superar el TOC con respaldo científico?

     

    –La constante confusión sobre lo que siento, mi diagnóstico no seguro o incierto, me hace paralizar y no me deja encontrar respuestas nuevas, pues pienso que puedo estar perdiendo mi tiempo solucionando un problema que no tengo.

    También la procrastinación y los constantes pensamientos , intrusiones y ansiedad no me dejan vivir, y quizás no parezca pero creo firmemente que esos son los principales motivos del por qué no volví a buscar ayuda para solucionar el toc.

     

    0
    JD
    Participante
    Desconectado
    Registrado el: 20 febrero 2020
    Temas: 2
    Respuestas: 11

    No puedo estar quieto sin compulsiones porque creo que me falta algo, algo por revisar, algo por hacer, una sensación tan grande que me da mucha resistencia vencer y enfocarme en una sola tarea. Si simplemente vivo «haciendo lo que debo de hacer» me siento incompleto, vacío, triste y ansioso, viendo la vida con otro prisma diferente que no me gusta mucho, y aunque hacer compulsiones tampoco me gusta, lo sigo eligiendo inconscientemente para quitar de mi mente esos pensamientos obsesivos .

    0
    JD
    Participante
    Desconectado
    Registrado el: 20 febrero 2020
    Temas: 2
    Respuestas: 11

    Creo que si no me devuelvo a un «estado anterior», no voy a ser capaz de pensar igual, y por lo tanto los pensamientos serán diferentes sino hago la compulsión para retomar exactamente en lo que estaba haciendo y finiquitar o concluir esos pensamientos para seguir con cualquier otra actividad o continuar con lo que estaba realizando, si no hago la compulsión siento que algo muy importante me falta y empiezo a sentirme mal

    En el fondo siento que si no lucho contra una obsesión la estoy aceptando, y aceptando también el sentirme mal y los demás sentimientos que conlleva.

     

    Ni siquiera avanzo en el toc porque creo que quiero tener todo en orden y correcto antes de actuar, pero tal vez ese orden raye la perfección, pues quiero saber que pasa quizá, y el no tener respuestas me paraliza y me pongo a procrastinar, todo esto sin enterarme, pues llevo meses así y apenas lo racionalizo hoy.

     

    ¿Por dónde empezar? Si debo emplear 6 horas diarias para superar esto pues lo haré, pero hay varios «tratamientos «, varias técnicas que pueden no ser muy efectivas, y prefiero «empezar con pie derecho».

    No sé qué tecnica sea más adecuada para mi caso, o por donde podría continuar para salir de dudas de una vez por todas si tengo TOC, TPA, o TAG…

    Estoy en terapia cognitivo conductual, la que presenta «más evidencia» para tratar muchos tipos de trastornos, pero aunque me siento agusto con la personalidad de mi terapeuta, no sé a ciencia cierta si me está llevando por buen camino. Tal vez van pocas citas(como 6 o 7) y aún me esté conociendo.

    No sé si deba aplicar la técnica de la intención paradójica, EPR, Aceptación y Compromiso, me siento sin rumbo, confuso y que estoy perdiendo el tiempo al leer y aplicar algo que al parecer tiene sentido pero que no está comprobado cabalmente.

    O leer uno de esos tanto libros recomendados pero que cada uno ofrece soluciones diferentes. ¿Es acaso el toc un problema aún tan incomprendido que no hay guía «paso por paso» avalada por la ciencia?. Y no digo una guía para superarlo completamente como si nunca lo hubiera tenido, tal vez eso sea muy dificil, pero si una dirección para mejorar lo más posible con los conocimientos actuales.

    Tal vez no deba intentar nada y deba esperar a que la terapia avance hasta que mi terapeuta me ayude a:

    «identificar y examinar las creencias, los patrones de pensamiento, y los comportamientos relacionados con el trastorno obsesivo-compulsivo y con lo factores que lo alimentan. Muchas de las creencias que aprendemos de niños, no nos ayudan a desenvolvernos como adultos en el mundo, y deben ser reemplazadas por otras más realistas, objetivas y positivas»

    Eso leí por ahí como solución del toc de perfección.

     

    También he de resaltar que buscar las soluciones por mi mismo, sin alguien que afirme que estoy haciendo las cosas bien, me produce como mucha inseguridad, y por eso apenas he buscado qué es el TPA y comparalo con mi vida.

    Una de las características del TPA que leí es que les cuesta ser benevolentes, cosa que creo que no tengo porque muchas veces la gente y yo mismo veo que «peco de bueno», pero generalmente con los demás, conmigo mismo no sé.

    También decía que alguien con TPA no ve un problema en su comportamiento, algo que yo creo que en mi caso es al revés: veo un problema muy grande.

    0
    JD
    Participante
    Desconectado
    Registrado el: 20 febrero 2020
    Temas: 2
    Respuestas: 11

    Una de mis obsesiones mentales es que cada rato estoy imaginándome mi entorno cuando estoy– o mejor dicho– cuando trato de concentrarme en una cosa, y por alguna razón le atribuyo «líneas» o «puntos de referencia» mentales a esas cosas en las que quiero enfocarme y si esos puntos de referencia o líneas se empiezan a mover de su punto(los pensamientos no se pueden controlar) me da una urgente tentación de ponerlos en su lugar y en orden. Así que hago compulsiones como imaginarme moviéndo con fuerza(incluso también haciendo fuerza física) para que vuelvan a su punto, y si mi mente está muy rebelde y no quiere que reordene esos pensamientos, los desorganiza o los cambia de lugar, pues hago más fuerza aún, a veces hasta haciendo ruido o complementando con otras compulsiones «distractoras» que me ayudan a poner todo en orden.

    Aunque como sé que es casi imposible que mi mente no haga lo que quiera y desorganice una y otra vez lo que trato de acomodar, me conformo la mayoría de veces con ponerlos en «su punto» una sola vez(aplicando más fuerza si es necesario) y cuando me siento medio «a gusto» con el resultado inmediatamente trato de dejar ese asunto así para no darle más vueltas y concentrarme en otra tarea.

    Esa compulsión la tengo desde hace 15 años y ha ido variando un poquitico no más cada tanto.

    A veces aparecen también sin razón alguna. Si no reubico esas líneas y puntos de referencia me siento inseguro, y no solo por un momento, si no todo o gran parte del día. Si no las estoy constantemente controlando y «poniéndolas en su lugar» siento que hay algo mal, y me hace entrar en un estado de inseguridad que me afecta no solo en cosas relacionadas con esa compulsión sino que me llena de inestabilidad el resto del día, y mientras más pasa el tiempo y menos controlo «las líneas» peor me voy sintiendo, porque creo que dejé muchas cosas muy importante atrás.

    Lo peor es que esto pasa toooodo el día, y es realmente estresante y desgastante. A veces la gente lo tilda a uno de vago, sin darse cuenta que hay cosas mentales que consumen tu energía, tu día a día, tu fuerza de voluntad , tu motivación… pero ellos solo ven lo que hay por fuera, ni tienen la intención de ver mas allá que la punta del iceberg. Es cómo calificar a una persona que tiene depresión profunda de «vaga» porque no tiene ánimos ni fuerzas para levantarse de la cama e iniciar el día. Simplemente no entienden, parece que(y cada vez estoy más convecido de esto) la personas para entender algo tienen que vivirlo, que sufrirlo, de otra forma muchos –o la gran mayoría– no comprenden bien e incluso en vez de ayudar, juzgan y critican como si todo fuera muy fácil.

    Una vez oí a un psicólogo decir:

    «No tengo que meter las manos al fuego para saber que me voy a quemar»

    …y está bien, pero las condiciones mentales no son tan visibles y notorias como el fuego, ya que el 99% de la gente sabe que el fuego es peligro. Pero, ¿acaso saben los psicólogos identificar, controlar o eliminar todo tipo de peligros?

    0
    JD
    Participante
    Desconectado
    Registrado el: 20 febrero 2020
    Temas: 2
    Respuestas: 11

    ¿En qué consiste el acoso familiar?

    por Marina Parés*

    En mi trabajo con víctimas de acoso moral en el trabajo, alguna vez coincidi con personas que habian sufrido esa misma forma de hostigamiento pero en el seno de su familia. Si ya es grave ser rechazado y hostigado en el lugar de trabajo, lo es todavia más el haber crecido en una familia que te ha designado como “oveja negra” y depositaria de todos los defectos, según expresión de una afectada consiste en “nacer en campo enemigo”. En mi trato con dichos afectados he podido comprobar que los miembros estigmatizados pasan por las mismas fases que pasan las víctimas de acoso moral en el trabajo, con una pequeña variación en la duración de las mismas. Entre las víctimas de acoso familiar he encontrado los casos más alarmantes de acoso.

    Considero que el acoso familiar es el Síndrome de la Oveja negra, éste síndrome hace referencia a aquella persona que es rechazada por los suyos con argumentaciones inverosímiles. En esa persona se depositan todos los “males” de la familia de manera que el resto de miembros familiares puedan verse liberados. Opino que en esa familia hay un miembro susceptible de ser un psicópata integrado, que ha logrado contaminar a su nucleo familiar, si bien reconozco que esa puede ser una afirmación objeto de controversia, no puedo dejar de indicarla a tenor de las diferentes entrevistas en profundidad que he realizado con afectados por acoso familiar. El acoso familiar va más alla de la violencia psicológica entre la pareja, y es intergeneracional, eso significa que se transmite a cada miembro familiar. Los miembros jóvenes de este clan familiar aprenden una peculiar manera de dominar las relaciones humanas consistente en la marginación y estigmatización d euno de sus miembros, por ello es muy habitual encontrar una “oveja negra” en cada generación. En una puede ser una hija, en otra un tio, etc…

    DEFINICIÓN DE ACOSO FAMILIAR

    He definido el concepto de la siguiente manera:

    ” Este término se hace servir para identificar situaciones en que un familiar o un grupo de familiares ejercen un conjunto de comportamientos caracterizados por una violencia psicológica, aplicada de forma sistemática durante un tiempo sobre otro familiar tendente a provocar el desprestigio y la exclusión de los eventos familiares” (Definición de Marina Parés Soliva, Julio 2007 ©2007marinapares).

    El acoso familiar consiste en el trato vejatorio y humillante hacia un miembro familiar por parte del resto de la familia, a través de la rumorologia. El resto de los familiares consiguen una unidad interna a base de las críticas y rumores vertidos contra el familiar estigmatizado. Es tan común esa peculiar manera de comportarse entre los miembros de esa familia, que se hace dificil poder distinguir quién es (o fue) el instigador del acoso. Soy del parecer que el instigador del acoso familiar, es el mismo personaje que instiga acosos en otros entornos (laborales, sociales…) y dado que su personalidad corresponde a una psicópata integrado socialmente, esa manera de relacionarse se va a manifiestar en todos los lugares donde haya interelación entre personas.

    El psicópata integrado socialmente consigue destacar en su medio familiar y alzarse como referente de virtudes, se convierte en el “modelo” a seguir por los demás, y muy a menudo llega a conseguir un gran prestigio social en su ciudad, que utiliza para dictar lo que es “correcto o incorrecto” en el seno de su familia. Ese personaje es muy popular entre los suyos, y tiene mucha credibilidad y poder tanto para premiar a aquellos miembros que se someten a sus designios como de castigar a aquellos que se rebelan. Se trata de un experto manipulador, y dado que en la recuperación de las víctimas es necesario poder identificarlo, a modo de separar el grano de la paja, una manera que hemos encontrado para facilitar esa identificación del resto de la familia, que también hostiga a la víctima pero de una manera imitativa, ha sido esa peculiar forma de alternar premio y castigo a la que he denominado “regalo de compensación” que es propia del instigador. El perverso integrado va a conseguir lo que quiere de cualquier manera, y eso implica que a menudo sus intereses topan con los intereses o sensibilidades de otros miembros familiares que le son afines, cuando esto ocurre, el perveso no se detiene, consigue lo que quiere y al mismo tiempo ofrece al familiar perjudicado un “regalo de compensación” a modo de compra para seguir contando con su lealtad a pesar de haber pisoteado su sensibilidad.

    Al tratarse de una patologia individual (la psicopatia) que ha contaminado todas las relaciones humanas en la familia (hostigamiento), podemos decir que la perversión se ha convertido en un “sello” familiar y podemos afirmar que es transgeneracional ya que incluso cuando el instigador ha fallecido, ha dejado instalado el acoso familiar como un legado. Las siguientes generaciones actuaran de la misma manera, a saber: designando una oveja negra en cada generación. En el supuesto que ninguno de los descendientes haya heredado esa patología, el acoso familiar irá perdiendo virulencia hasta desaparecer en las generaciones siguientes; en cambio si alguno de los miembros ha heredado la psicopatía, el acoso familiar mantendrá su virulencia. Los estudios médicos y psiquiáticos indican que la posibilidad de heredar la psicopatia es bastante alta.

    En el acoso familiar existen dos tipos de víctimas, los sometidos y la oveja negra. Para la oveja negra el alejamiento de la familia de origen y la formacion de una familia sana será la manera para resolver la situación; en cambio para los familiares sometidos al dominio de un psicópata integrado el tratamiento es mucho más difícil. La negación a reconocerse a si mismo como verdugo de otro familiar es un aspecto que impedirá la resolución de su situación y por tanto el mantenimiento de relaciones tóxicas en el seno familiar.

    El acoso familiar no es otra cosa que la manifestación de la violencia perversa del psicópata integrado socialmente, esta vez, en su ambiente familiar.
    Grafico: Actuación del Gang de Acoso. ©2005marinapares
    Se permite su reproducción citando a la autora y a la fuente

    * Marina Parés Soliva. Diplomada en Trabajo Social. Perito Social Jurídico. Presidenta del Servicio Europeo de Información sobre el Mobbing.

    Agradecemos la difusión de este artículo en el foro “Desde los Tejados”

    ver

    El “mobbing maternal”

    NOTA: INFORMACIÓN AÑADIDA POR MARINA PARÉS CON POSTERIORIDAD (Marzo 2008)

    El mobbing maternal es una subclasificación del acoso familiar

    Durante el mes de marzo del año 2008 han aparecido en diversos medios españoles de comunicación informaciones sobre el acoso a la mujer trabajadora que ha quedado embarazada o que se reincorpora de una baja maternal y dicho acoso, ha sido denominado, por personas poco conocedoras del fenómeno del acoso, como “mobbing maternal”, ya expliqué en diversos medios la poca fortuna en utilizar ese término, lo que ahora hay que señalar es que precisamente cuando el acoso familiar, tema del presente artículo, está instigado por una figura materna, ya sea la abuela o la madre, es cuando se denomina “acoso maternal”.

    En conclusión, el “mobbing maternal” es aquel en que el psicopata integrado es una mujer que tiene un rol fuerte dentro del entorno familiar. Una manifestación de su poder entre los familiares es que consigue que todos los miembros de la misma “bailen” alrededor de ella. Es la figura que premia o castiga, es a la que se le ha de consultar cualquier decisión importante referente a los miembros de su familia. En definitiva, es la que tiene el poder de decir lo que esta bien y lo que no esta bien dentro de esa familia. Muy a menudo tiene a alguno de sus hijos esclavizado en servirla a costa de la renúncia del mismo a tener una vida independiente. El tema es interesante y requiere mayor profundización, pero esta nota añadida posteriormente al artículo original tiene la finalidad de clarificar conceptos, mas que en adentrarse en ellos. El fenomeno del acoso es de reciente conceptualización, de ahi que, a veces, como ha ocurrido esta vez se utilicen conceptos de forma errónea, y eso no tiene mayor dificultad, es decir, se puede resolver facilmente a través de aportar la información veraz que ayude a clarificar los conceptos referentes al acoso moral.

    En conclusión, el “mobbing maternal” es aquel ejercido por una mujer con un rol fuerte y dominante en su entorno familiar, es, por tanto, una subclasificación del “acoso familiar”; en cambio el acoso a la mujer trabajadora como consecuencia de su maternidad es una subclasificación del acoso laboral o mobbing. El término adecuado para nombrarlo es “mobbing a la madre trabajadora”, no nos de miedo nombrar a las cosas por su nombre, este tipo de acoso laboral es una discriminación por razón de sexo, ya que sólo la mujer se queda embarazada, y por tanto el acoso a la madre trabajadora es de los pocos tipos de acoso que estan tipificados legalmente como delito, y perseguibles.

    Ojala que estas lineas aclaratorias permitan que el acoso ejercido contra la mujer trabajadora que se queda embarazada o que se reincorpora a su lugar de trabajo después de una baja maternal sea perseguible penalmente como acoso por discriminación por razón de sexo.

    A fin de evitar plagios, proponemos que se cite la fuente y el autor. Muchas gracias

    Autora: Marina Parés.

    0
Viendo 5 entradas - de la 1 a la 5 (de un total de 5)

Debes estar registrado para responder a este debate.